5.11.12

119. Ser más productiva / aprovechar mejor mi tiempo



Ayer en el programa Redes, Eduardo Punset junto a Tali Sharot hablaron sobre el optimismo y la importancia de este en nuestra salud, en nuestras expectativas y en la forma en la que afrontamos la vida. Este episodio ha inspirado mi post de hoy y os recomiendo verlo, son sólo 28 minutos y os aseguro que es muy interesante. Podéis verlo aquí

Hoy quería hablaros de como el optimismo influye en nuestra productividad, como podemos manejar el optimismo para rendir mejor y, por si andamos cortos de optimismo, como potenciarlo.



¿Cómo afecta el optimismo a nuestra productividad?

1. La persona optimista es más perseverante, lo intenta más veces y no se rinde ante los problemas que puedan ir apareciendo. El pesimista ante los problemas adopta una actitud derrotista y abandona, cumpliéndose la profecía de su incapacidad.


2. El optimista evalúa tanto lo positivo como lo negativo, pero da más importancia a lo positivo, esto le permite ser más consciente de oportunidades que a una persona pesimista se le escaparían por estar más centrado en los riesgos y peligros.

3. La persona pesimista ve los problemas, pero el optimista ve las soluciones.

4. La persona positiva focalizada su atención en los aspectos positivos de si mismo, en sus capacidades y se centra en lo que es bueno. Conocer nuestras capacidades es esencial para aprovecharlas al máximo y sacarnos el máximo rendimiento. La persona negativa, focaliza su atención en sus fallos y sus déficit, siendo incapaz de ver en que es bueno, por lo que no podrá aprovecharlo.

5. Cuando una persona pesimista se encuentra ante un problema o falla en una tarea realiza una atribución "interna, estable y global", por ejemplo: "me ha salido el examen mal porque soy estúpido, todo se me da mal y no tengo remedio". Un pensamiento de este tipo produce indefensión ("nada está en mi mano") por lo que la persona abandonará fácilmente, volviendo a la profecía autocumplida. Pero, la negatividad va más allá, la persona pesimista cuando logra algo hace una atribución "externa y específica", por ejemplo: "he aprobado este examen por que era muy fácil, en el próximo no tendré tanta suerte". Si no nos concedemos algo de mérito nuestros logros no actuarán como propulsores de nuestra motivación.
La persona positiva en cambio, cuando falla realiza una atribución externa y específica, por ejemplo: "el examen era injusto", por lo que la próxima vez seguirá confiando en su capacidad para lograrlo y continuará intentándolo. En cambio, cuando la cosa va bien la atribución es interna, "lo he conseguido porque soy constante e inteligente", y esto le dará fuerza positiva suficiente para seguir consiguiendo sus metas.

6. La persona positiva utiliza sus fuertes, cuando mejoramos en una capacidad, tiramos del resto de nuestras capacidades mejorando en ellas de forma indirecta. El pesimista no aprovecha sus mejores bazas y se estanca.



Ser más optimista

Si no soy una persona optimista ¿puedo llegar a serlo? Si, pero es difícil. El optimismo, en gran parte, es hereditario (hay estudios que así lo demuestran), otra parte forma parte de la personalidad y la adquirimos a través de la educación, las vivencias y las experiencias. Entonces ¿qué podemos hacer para ser más optimistas?

1. "Haz lo que ames". Cuando hacemos cosas con las que nos sentimos bien y estamos disfrutando pensamos de forma más positiva. Los días de muchas personas están llenas de quehaceres que no les resultan agradables: un trabajo que no les gusta, tareas que son deberes, etc. Aunque en algún momento tendremos que plantearnos porque continuamos haciendo algo que odiamos, por ahora nos conformaremos con incluir en nuestra rutina algo que nos gusta. Cada día, tomate 30 minutos de tu tiempo (al menos 30 minutos) en hacer algo con lo que disfrutes: da un paseo, lee una novela, llama a esa amiga que siempre te hace sonreír...

2. Piensa en positivo. Nuestro cerebro es moldeable y un organismo de costumbres. Cuando pasamos una mala racha en la que estamos cargados de pensamientos negativos acabamos habituándonos a lo negativo y no conseguimos desechar los pensamientos pesimistas. En cambio, si nos acostumbramos a pensar en positivo nuestro cerebro acabará haciéndolo automáticamente. Para esto os propongo un ejercicio muy simple (inspirado en la tarea que realiza Elsa Punset en el vídeo de Redes que os he recomendado al principio del post).


¿Qué conseguirás con esto? Con esto acabarás el día con una visión positiva del mismo y te acostarás con la expectativa de un día con logros, por lo que empezarás el día con una visión más positiva. Además, si lo haces durante un tiempo tu cerebro se acostumbrará a la positividad y lo harás sin darte cuenta a cualquier hora del día. Pero eso no es todo, lo positivo llama a lo positivo, el primer día te costará pensar en una cosa de cada, a la semana te vendrán varias cosas a la cabeza, al mes acabarás durmiéndote antes de terminar la lista mental de sucesos positivos, de logros y de objetivos.

3. Cuestiona los pensamientos negativos. Cuando un pensamiento negativo venga a tu cabeza (es inevitable, todos tenemos pensamientos pesimistas en algún momento) no los creas, cuestionalos; en la gran mayoría de los casos nos daremos cuenta del error en nuestro pensamiento.

4. Rodéate de gente positiva. Mi abuela dice que todo se pega menos la hermosura, pero ese es un pensamiento negativo que tendré que empezar a cuestionar con ella. La gente optimista contagia su optimismo y nos ayuda a ver lo positivo de las situaciones. ¡Si tienes un amigo optimista no lo dejes escapar!



¡FELIZ LUNES!

26 comentarios:

  1. Me lo apunto, todo, todo y todo. Me ha encantado eso de "haz lo que ames", intentaré ponerlo en práctica...no, lo voy a poner en práctica! y el ejercicio de pensar algo bueno, algo q haya conseguido y un objetivo tb. Muchas gracias por los consejos!. Beso grande.

    ResponderEliminar
  2. Joer, me lo voy a apuntar TODO!!!

    ResponderEliminar
  3. Me encanta lo del optimismo. Pienso que muchas cosas dependen de cómo las veamos nosotros, y que las cosas tomadas con buen humor se hacen siempre mejor. Me veré el video.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Me a encantado la entrada, muy buenos consejos, lo intentaré poner en practica. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte por aquí :), espero que tengas buenos resultados de la práctica

      Eliminar
  5. Es verdad, el optimismo es una baza para salir casi de cualquier cosa. Soy un claro ejemplo de ello. En el pasado era terriblemente negativa porque no he tenido una vida que se dice fácil, al contrario, mi vida ha estado llena de problemas, pero un día y con ayuda me fui dando cuenta de que así no llegaba a ninguna parte más que a la autodestrucción. Triste, pero cierto. Pero, de todo se aprende :).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dices que has tenido una vida difícil y que has conseguido darle la vuelta y abandonar el pesimismo para ver la parte positiva de la vida. Felicidades :), mucha gente no lo consigue

      Eliminar
  6. Un post fantastico y con el que no podría estar mas de acuerdo.
    Me parece importantísimo el punto 4 al que ademas de rodearte de gente positiva, añadiría el alejarte de gente negativa. La gente negativa es como que contamina a los de alrededor y genera siempre mal rollo.
    Yo llevo bastante tiempo con ésta filosofía y me va muchísimo mejor!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, hay gente a la que puede calificarse de tóxica, un día quizá me anime con un post sobre ello, aunque puede ser muy controvertido.

      Eliminar
  7. Que el optimismo es hereditario? Me acabo de quedar de piedra con esto..
    En mi caso subo y bajo como una montaña rusa xD

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo en parte, al final todos somos un cúmulo de sucesos, vivencias, y sí también herencia

      Eliminar
  8. yo creo q son .... demasiado optimista! luego me llevo unos chascos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será cosa del "sesgo optimista", en el vídeo hablan de él, quizá te venga bien mirarlo :)

      Eliminar
  9. OLEEE!!! es todo tan cierto que sólo me sale hacerte la ola...e imprimir tu post para que no se me olvide; porque aunque me sé la teoría, muchas veces me da el susodicho bajonazo que todas conocemos.. Yo también trabajo mi optimismo, porque hay veces que nos lo ponen muy muy difícil...
    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado :)

      Eliminar
  10. ufff a mí me cuesta horrores, pero estoy convencida de que ser positivo ayuda muchísimo... ahora que no tengo al tortugo al lado lo noto un montón porque es el que se encarga de darme el empujoncito de positivismo que siempre me falta! Ahora que advertís que todo se pega, intentaré que se me pegue más a mí de él que a él de mí ^-^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estar lejos de quienes queremos es duro para el positivismo, más si esa persona es quien nos ayuda a estar más felices. Te toca practicar el ser positiva por tu cuenta, a ver si las tornas cambian y eres tu quien puede animar al tortugo!

      Eliminar
  11. De este si que me lo paunto todito toooodo, yo no tengo un término medio, para unas cosas soy súper optimista y para otras nada de nada...tengo que encontrar ese punto medio!!

    besines

    ResponderEliminar
  12. Yo lo noto muchísimo! Cuando le doy caña a mi optimismo todo va sobre ruedas (aunque puede que sea también un poco al revés)
    Pero siempre va genial que nos lo recuerden :)

    Un beso!

    P.

    ResponderEliminar
  13. Este post me va a venir genial para motivar a mis chicas en el trabajo. Estupendo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien que os sirva! ya me contarás los resultados :)

      Eliminar
  14. Un post para leer y releer empecé ayer con el móvil y aquí estoy nuevamente, sabes de sobra lo que opino el optimismo creo que se ejercita y viene un poco con todo el cúmulo de cosas que has vivido, carácter, educación. En fin lo hablaba con unas amigas que me decían que soy muy fuerte y fuerte sonaba a "todo vale" con mi persona. Como eres fuerte una cosa.. como eres fuerte tal... Que no ... que sigo pensando que todos podemos EL OPTIMISMO SE EJERCITA :-) Y con sonrisa y alegría se consiguen muchas más cosas. Besos grandes !!

    ResponderEliminar
  15. A veces la realidad es muy dura, y no podemos negarla, pero no podemos dejar que lo trste del mundo invada nuestro hogar, si hay tristeza, debemos intentar apagarla ayudar al cambio del mundo con nuestro cambio, pero en nuestro entorno que la alegría y el optimsmo sea el 90%

    Saluditos

    ResponderEliminar
  16. Este es mi gran propósito. He leído toda tu reflexión y estoy de acuerdo, si se quiere se puede. Esta el quid de todo

    ResponderEliminar
  17. Está claro que siendo optimista eres más feliz, eso es lo importante: ser feliz!

    ResponderEliminar
  18. Me ha encantado la entrada, son consejos a seguir, y hay que ser más optimista, que si vamos pensando mal, las cosas saldrán mal. Así que... a ser optimista :)
    Un besín!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...